Saltar al contenido

Ciprés: Características, cuidados, tipos

cipres
Ciprés: Características, cuidados, tipos
5 (100%) 1 vote

Los cipreses son hermosos árboles que podemos cultivar en nuestros jardines con el fin de darles un aspecto solemne. También son perfectos para decorar en navidad y disfrutar de un hermoso árbol navideño natural. Sus cuidados son pocos y existen muchos tipos para cada gusto.

¿Qué es?

Su nombre científico es Cupressus y son un género de árboles que se han naturalizado en la mayoría de las regiones templadas del Hemisferio Norte. Si se mantienen las temperaturas y suelos adecuados pueden encontrarse creciendo de forma espontánea. Son cultivados de forma comercial en África oriental, Sudáfrica y Nueva Zelanda.

Son muchas las especies cultivadas como un árbol ornamental en parques y jardines europeos y en Asia. Los cipreses son utilizados como setos debido a que sus raíces son pivotantes, es decir, crecen en profundidad y no dañan los muros.

Características

caracteristicas del cipres

Al ser coníferas son de hoja perenne. Pueden alcanzar hasta los 20 m de altura con un diámetro de 60 cm. Tienen un porte piramidal, son de crecimiento rápido en sus primeros años de vida y va ralentizándose con el paso del tiempo. Algunos cipreses pueden alcanzar los 300 años de vida.

Tienen un tronco recto, de corteza delgada donde se forman fisuras longitudinales. Sus hojas son pequeñas, de hasta 6 mm de longitud, con forma de escama, alineada en parejas opuestas.

Son árboles que florecen a finales de invierno. Un mismo árbol produce flores masculinas y femeninas. Las masculinas forman conos ovales de color verde que cuelgan de las puntas de las ramas. Los femeninos tienen forma de esfera, con 12 escamas, de color verde al principio, se tornan rojas y luego marrones al madurar.

La madera de los cipreses es de color pardo, casi amarillo claro, con una textura muy fina, no resinosa y al desprenderla libera un aroma similar al cedro. Se emplea para construir cajas, tablas, pilotes y chapas de guitarras.

El cupressus semperivens es el más común en jardines, parques y cementerios. Es originario del mediterráneo y se encuentra en toda Europa, Asia menor y el continente americano. Cuenta con diversas variedades como: El ciprés común, el ciprés piramidal, el ciprés italiano y el ciprés de los cementerios.

Se siembra por su valor ornamental y como cortavientos.

Cuidados

Si planeas sembrar cipreses debes tomar en cuenta los siguientes cuidados:

Siembra

Puedes plantar las semillas que crecen en el fruto de los árboles. El mejor momento para sembrar es a final del verano, cuando no existen altas temperaturas. Si el ejemplar ya está enraizado conviene evaluar que sus raíces no se hayan enrollado. Funcionan mejor los cipreses que provienen de macetas.

Necesitan suelos calizos, aunque soportan todo tipo de suelos.

Son arboles muy resistentes, soportan el viento, las sequias, bajas temperaturas y heladas. Crecen muy rápido en sus primeros años de vida.

Riego

No requieren de riego constante salvo cuando están enraizando en el suelo. Cuando son adultos un riego excesivo puede provocarles enfermedades.

Iluminación

Necesitan de sol todo el día o de semisombra.

Mantenimiento

Deben abonarse en las épocas de frio. Durante sus primeros años de edad los cipreses no necesitan podas. Una vez crecen, solo deben de podarse si están enfermos o si planeas darles alguna forma. Deben acometerse en las épocas de frío.

El abono debe ser orgánico en invierno y de tipo mineral en verano.

Enfermedades

Es necesario prestar atención a una enfermedad denominada “Seca del ciprés” (conocida además como seiridium). Esta enfermedad consiste en el secado de su follaje. Para evitarla debe aplicarse fungicida a menudo. También lo atacan las cochinillas y los barrenillos. Esto se puede evitar con un regado y abonado adecuados.

Tipos

Los cipreses son los tipos de coníferas más utilizadas en los jardines. Resisten bien el frio y las heladas.

Entre los tipos de cipreses más utilizados en los jardines tenemos:

Cipres de Arizona o  Cupressus arizonica

Es un árbol perenne que proviene del sudoeste de Norteamérica. Alcanzan una altura de entre 10 y 15 m. Tiene una copa cónica y un tronco con un grosor de 50 cm. Sus hojas son de color grisáceo con glándulas resinosas en su dorso. Puede resistir heladas de hasta -15ºC.

Ciprés híbrido de Leyland o Cupressus leylandii

Se trata de un híbrido natural entre Cupressus macrocarpa y Chamaecyparis nootkatensis. Puede alcanzar una altura de hasta 25 m y sus hojas tienen forma de escama. Son ligeramente aromáticas y de un color verde oscuro. Puede resistir heladas de hasta -15ºC.

Ciprés de Monterrey o Cupressus macrocarpa

Es un árbol perenne que proviene del sudoeste de los Estados Unidos, puede alcanzar una altura de 30 m. Tiene una copa ancha y abovedada, con hojas de color verde oscuro, muy gruesas. Su corteza es roja y muy agrietada. Resiste heladas de -15ºC.

Cipres común o Cupressus sempervirens

Es un árbol perenne que puede alcanzar una altura de hasta 30 m, es originario del Mediterráneo. Tiene hojas de 5 mm de largo de color verde oscuro. Soporta heladas de -10 ºC.