Saltar al contenido

Reproducción de los cactus

como se reproducen los cactus
Reproducción de los cactus
2.5 (50%) 18 votes

Conocidos como suculentas, los cactus son plantas comunes de regiones desérticas con la capacidad de sobrevivir a una escases continúa de líquidos.

Los cactus pueden reproducirse por esquejes, hojas o por semillas. Es decir, permite que un animal transporte su polen y semillas hacia otro cactus o hacia una zona donde pueda nacer otra planta o bien pueden reproducirse por esquejes y yemas.

Reproducción sexual

Como casi todas las plantas, los cactus producen flores y pueden presentar ambos sexos dependiendo de la especie.

Este tipo de cactus esperan a que los animales transporten el polen o permiten que el viento seco del desierto lo lleve hacia las flores femeninas o hermafroditas de otros cactus.

Luego, se forma el fruto (en algunas especies) o la semilla y esta se desprenderá de la planta cuando se encuentre lista para germinar.

En el caso de las frutas con semillas, algunos animales no las digieren sino que la expulsan con las heces. Si la semilla cae en tierra adecuada y no es consumida por otro animal, retoñará y dará lugar a un nuevo cactus.

Este tipo de reproducción permite variabilidad genética, lo que brinda al cactus la posibilidad de adaptarse a los cambios que presente el medio.

Reproducción asexual

Conocida como reproducción vegetativa puede darse mediante esquejes, fragmentos vegetales como hojas, yemas y transplante. Este tipo de reproducción da lugar a plantas hijas idénticas a su madre.

Este tipo de reproducción es empleada por los cactus en su medio natural si el ambiente es propicio para ello, también es un tipo de reproducción muy valorada por los expertos en cactus, pues les permiten multiplicar a placer plantas con características deseables.

Un cactus puede dar lugar a yemas a  partir de las cuales crecerán hijuelos, esto puede producir verdaderas colonias de cactus.

En el caso de la reproducción por hojas o esquejes tenemos que una parte del cactus se desprende de la planta madre, cae al suelo y empieza a producir una nueva planta, este tipo de reproducción tiende a ser controlada por el hombre pues, la herida provocada en el esqueje debe secar al menos durante 7 días antes de ser sembrado.

En la naturaleza, los cactus estériles o sin flores conocidos como crasos tienden a reproducirse por hijuelos o yemas.