Saltar al contenido

Pteridofitas

Pteridofitas
Pteridofitas
4 (79.43%) 35 votes

Las pteridofitas es una gran familia de muchas plantas que tienen importancia en la vida de los seres humanos desde hace aproximadamente 400 millones de años, tanto en el ámbito ornamental y estético, hasta como recurso natural con fines medicinales.

¿Qué es?

Las pteridofitas son plantas perennes que no producen ningún tipo de semilla, sino que se reproducen mediante esporas, los cuales son ciertos cuerpos microscópicos pluricelulares o unicelulares que son formados con el fin de una dispersión y supervivencia durante un largo periodo de tiempo.

Conocidas también como plantas criptógamas vasculares o helechos, son plantas primitivas que se desarrollan en hábitats tropicales, templados o húmedos, aunque soportan de manera correcta las regiones más áridas. Aunque algunas de las subespecies son acuáticas o semi-acuáticas, ninguna crece en agua salada de mar.

Su mayor importancia radica en el hecho de que son utilizadas tanto para el consumo humano como para efectos decorativos o de ornato, como es el caso de los helechos y plantas jóvenes. De igual forma, variedades como “la cola del caballo” son usados para fines medicinales o terapéuticos.

Características

A simple vista, se puede observar que las pteridofitas son plantas que tienen hojas y tallos considerablemente normales. En el caso de las raíces, son algo más pequeñas que las raíces de las plantas angiospermas o gimnospermas.

Su tallo, al no ser leñoso como en el caso de los árboles y arbustos, la convierte en una planta de tipo herbácea. De igual forma, tiene una vena sencilla que convive con hojas grandes salidas del mismo tallo. Este, se puede prolongar muy por debajo de la tierra como una especie de rizoma, la cual crece de manera indefinida.

En el caso de las hojas, son una parte importante de esta planta. Se le llaman frondas o frondes y tienen ciertas manchas en la parte trasera que se denominan “soros”. Es allí donde se concentran las esporas que tienen participación en la reproducción de las pteridofitas.

Cuidados

El mayor cuidado que tienen que tener todas las plantas pteridofitas es la prevención de los incendios forestales. Aunque ese es un asunto de responsabilidad pública, no está demás que se cree conciencia respecto a las medidas para evitar estos desastres naturales que destruyen una gran cantidad de plantas terrestres.

Eso sería en el caso de las que están en su hábitat natural. Sin embargo, en los últimos años ha crecido la domesticación de estas plantas. En ese sentido, es importante que se mantengan siempre en un ambiente húmedo. En el caso de las que son acuáticas y semi-acuáticas, su fuente de vida es el agua.

No son plantas de sol, por lo que cuidarlas de la intensidad solar es fundamental. La causa más común de muerte de las plantas pteridofitas es la sequía por exposición a altas temperaturas. De igual forma, deben estar en lugares donde no haya viento agresivo.

Variedades

La mayoría de las personas solamente conoce los helechos, pero no solamente esta subespecie forma parte de las plantas pteridofitas. Entre las más importantes están:

Equisetum: Popularmente se llama cola de caballo, tienen un rizoma de corte subterráneo que despliega una gran cantidad de recortes aéreos. Las hojas son de tamaño pequeño y con una textura escamosa.

Los tallos de esa variedad son huecos y son de fácil determinación respecto a sus parientes fósiles. Estos tienen valles o crestas característicos que la distinguen de otras subespecies.

Selaginella: Tiene la capacidad de producir dos tipos de esporas: las microsporas y megasporas. Esta variedad se caracteriza por tener tallos ramificados con hojas simples.

Psilotum: La psilotum es altamente emparentada con la Rhynia, un tipo de planta fósil de origen vascular. Es un tanto diferente del resto de las variedades, ya que su tallo es subterráneo pero la planta no tiene raíces. De igual forma, las hojas son tan pequeñas que se puede llegar a pensar que tampoco las tienen.

Isoetes: Este género pertenece a las pteridofitas que son acuáticas o semi-acuáticas. Lo más natural es que nazcan y desarrollen sobre tierra húmeda, en ríos, arroyos o largos, pero nunca en agua de mar salada. Debido a eso, se encuentra más que todo en selvas o bosques.

Tienen la particularidad de que sus hojas tienen un hueco en medio pero a la vez son bastante estrechas.

Helechos: Esta variedad es la más conocida y usada generalmente, ya que existen más de 12.000 especies. Prosperan más rápido que las otras pteridofitas, hasta el punto en el que crecen encima de otras plantas. Su ecosistema se basa totalmente en la humedad.

Los hechos pueden llegar a crecer hasta los 5 m de longitud. Se alimentan de aire húmedo y del agua que se resbala por el tallo.

Reproducción

La reproducción de las plantas pteridofitas está basada en la alternancia de generaciones. Es un proceso bastante largo en el que entran en juego los esporofilos, los cuales se localizan en las hojas con esporangios.

Una vez llegado a ese punto, en la pared del esporangio se empieza a formar la reproducción celular mediante la meiosis. De allí surgen las esporas haploides, que son las que exponen de primera mano la generación gametofítica.

Luego de eso, la pared del esporangio colapsa, expulsando una gran cantidad de esporas que son esparcidas en el ambiente gracias al viento. Cuando una espora cae al suelo, se forma el gametofito que en conjunto con el agua, se logra fecundar.

Beneficios

Cada tipo de planta pteridofita, tiene unos beneficios diferentes y particulares. Por eso, a continuación te mostramos como puede beneficiarte:

Selaginella o doradilla

Este tipo es usado desde tiempos inmemoriales para el tratamiento contra afecciones renales como la cistitis, mal de orín y cálculos renales. De igual forma, potencia el buen tránsito en el tracto urinario.

También se usa para la estabilización del sistema digestivo evitando las úlceras, inflamaciones, cólicos, parásitos, entre otros. También es beneficioso para aliviar enfermedades del corazón, gripes y reumatismo.

Lycopodium clavatum L o polvo de palo

Esta variedad es usada como un cicatrizante de heridas cutáneas, para calmar los dolores por la menstruación, evitar la retención de líquidos, reducir las altas temperaturas que producen fiebres, aliviar el dolor de la vejiga por inflamación y potenciar el funcionamiento de los riñones.

Equisetum o cola de caballo

Al igual que las otras variedades, la cola de caballo tiene propiedades diuréticas que estabilizan el tránsito urinario y mejoran la salud de la vejiga, evitando su inflamación. Regenera los tejidos del cuerpo humano, por lo que también es un cicatrizante natural.

Además, es recomendada para el tratamiento de enfermedades como la artritis y el reuma.

Curiosidades

  • Las plantas del tipo pteridofitas no generan ni frutos, ni flores.
  • No tienen semillas.
  • El helecho es considerado en muchas partes como maleza.
  • Los tres países latinoamericanos con más cantidad de variedades de pteridofitas son Colombia, Ecuador y México respectivamente.
  • Se dice que existen en el mundo desde hace más de 400 millones de años.