Saltar al contenido

Rosas: características, cuidados, reproducción

rosas
Rosas: características, cuidados, reproducción
5 (100%) 2 votes

Las rosas son plantas que podemos encontrar en muchos jardines, son hermosas, tienen diversos significados y podemos disfrutar de su aroma o contar con ellas para un regalo con un gran significado.

¿Qué son?

Las rosas son un género compuesto por un grupo de arbustos espinosos y floridos que pertenecen a la familia de las rosáceas. El número de especies ronda las 100, la mayoría son originarias de Asia y un reducido número son nativas de Europa, Norteamérica y África noroccidental.

Se cultivan como especies ornamentales por su belleza y fragancia, también se cultivan para la extracción de su aceite esencial, valorado en la perfumería y cosmética, para usos medicinales y gastronómicos.

Características

Existe una gran variedad de cultivares de rosa pues existen hibridaciones diversas y cada año se logran nuevas. Las especies progenitoras implicadas en los cultivares son: Rosa moschata, Rosa damascena, Rosa gallica, Rosa wichuraiana, Rosa californica y Rosa rugosa.

Muchas flores cultivadas son de gran tamaño pero poseen poco o ningún aroma mientras, las rosas silvestres tienen un aroma muy fuerte.

Son arbustos o plantas trepadoras espinosas que pueden alcanzar hasta los 5 m de altura, llegando a 20 m trepando sobre otras plantas. Cuentan con tallos semileñosos a veces rastreros o semierectos de textura rugosa y escamosa. Presentan formaciones epidérmicas persistentes desarrolladas como espinas.

Las hojas pueden ser perennes o caducas, con borde aserrado.

Las flores suelen ser aromáticas, se agrupan en inflorescencias racimosas. Son flores completas, regulares, hermafroditas con simetría radial. Los sepalos pueden ser simples, a veces con forma compleja.

El fruto se conoce como escaramujo y corresponde a un tipo de infrutescencia compuesta de frutos secos pequeños y separados. Son de un color rojo vistoso cuando está maduro.

Cuidados de las rosas

Los cuidados de las rosas dependerán de si están plantadas en una terraza o si crecen en un jardín. Un rosal adulto de 3 años tiene unas raíces profundas y poderosas, por lo que puede encontrar y aprovechar el agua subterránea.

Riego

En el caso de los rosales de jardín solo debemos mantener a los ejemplares jóvenes que no cuentan con raíces profundas, por lo que necesitan de un riego regular, pero no excesivo. Se debe regar su base para no mojar su follaje para evitar la aparición de enfermedades.  Se puede colocar un manto de hojas y de paja para mantener la humedad en los rosales.

En los rosales en macetas debes mantener la misma precaución, mantén siempre la tierra húmeda para evitar secar el rosal. Las macetas siempre deben ser de barro para mantener una ventilación perfecta de las plantas. Una maceta de plástico puede enfermar la raíz.

Mantenimiento de las rosas

Se deben eliminar las flores marchitas con fines estéticos y para estimular la aparición de nuevos brotes. Se deben eliminar los tallos que no producen rosas porque solo agotan los rosales. Debes cortarlos con forma de bisel opuesto para evitar que acumulen agua.

Antes de la floración se debe aplicar fertilizante especializado para rosas en forma de granos. Así puede enterrarse cerca de la rosa y permitir que se disuelva. Los rosales requieren de mucho fertilizante orgánico desde inicio de la primavera hasta el final del verano.

Iluminación

Necesitan de un lugar soleado pero no demasiado calor. Es conveniente ubicarlos en un lugar en el que cuenten con una ligera sombra en un momento del día.

Reproducción de las rosas

Las rosas se reproducen de dos formas:

Reproducción sexual de las rosas

Se da por la polinización de las rosas. El polen cuenta con puas que le permiten adherirse al estigma, este mediante el néctar lo fija para facilitar su crecimiento y desarrollo hasta que desciende por el estilo para llegar al ovulo

Al llegar al ovulo el polen se divide en dos gametos masculinos, mismos que viajan hasta el saco embrionario.

El primer gameto da lugar al cigoto y luego al embrión. EL segundo formara la sustancia de reserva que alimentara al embrión, formando un fruto.

Reproducción asexual de las rosas

Se trata de un tipo de reproducción artificial que se da por esquejes. Para lograrlo se corta una estaca o rama con nudos y yemas que se planta en la tierra. Esta desarrolla raíces y se convierte en una nueva planta. Para realizar este proceso se debe ser el tallo de una rosa seca hasta encontrar una rama con al menos 5 hojas, se debe cortar el tallo por encima de ese punto y sembrarlo.