Saltar al contenido

Yaca – Características, cuidados, beneficios

yaca
Yaca – Características, cuidados, beneficios
5 (100%) 1 vote

La yaca es una fruta que tiene una gran diversidad de sabores para el paladar humano. Es llamada “tutti fruti” o la fruta de los siete sabores, y se identifica de esta manera porque son muchas las personas que le encuentran un sabor bastante parecido a diversas frutas comunes.

Sin embargo, son más quienes dicen que su sabor es muy parecido al kiwi. Los otros sabores de frutas con los que la yaca se identifica son: la naranja, el durazno, el mango, la piña, el melón y la banana.

Es considerada la fruta más grande del mundo, puesto que llega a pesar hasta 40 kilos. Su gran importancia recae de cierta forma en que es el árbol nacional del Bangladés (país ubicado al sur del continente asiático), sin embargo, su cultivo se da sin inconvenientes en América latina.

Se utiliza tanto para fines alimenticios como también para fines medicinales, ya que las hojas, el fruto y la raíz se usan para el control de la hipertensión arterial, la eliminación de las verrugas en la dermis, para curar la conjuntivitis, para los malestares estomacales que causan diarrea y otras enfermedades.

¿Qué es?

Es un árbol que pertenece a la familia de las moráceas o “moraceae”, que son aquellos árboles o arbustos con hojas resistentes, los cuales cuentan con una sustancia en su savia llamada “látex” y extrañamente son herbáceas.

Se llama científicamente “artocarpus heterophyllus”, pero se conoce de manera más popular como: fruta de pan, panapén, nanjea, Jack, jackfruit, árbol de jaca, nangka o “yaca”.

Dentro de ella se encuentran aproximadamente 500 o más semillas, y se consume tanto verde como madura.

Dichas semillas, son preparadas como botanas o aperitivos cuando son retiradas de la yaca y luego se tuestan. Su pulpa en cambio, es utilizada para la realización de helados; se utiliza para hacer salsa BBQ (barbacoa) para untar en las hamburguesas o parrilladas.

Características

La yaca crece en un árbol llamado perennifolio o siempreverde, ya que está disponible durante todo el año. Este puede alcanzar una altura de 10 a 21 metros, pero hay algunos que han llegado a medir hasta 37 metros.

Su tronco es grueso, puesto que mide de 3 o 4 metros de circunferencia con 60 centímetros de diámetro; éste es liso cuando el árbol está joven y un poco más áspero en árboles viejos y tiene una coloración marrón grisácea.

Este árbol, posee una corteza lisa de color rojizo.

Las flores de la yaca son muy pequeñas y crecen juntas en inflorescencias ubicadas en las ramas grandes y en el tronco. El conjunto de hojas y ramas es de un color verde oscuro, posee hojas gruesas, ovaladas, subaguda en las puntas y con venas amarillas.

Sus semillas miden de 3 a 4 centímetros y se localizan en la pulpa de la yaca, y son usadas individualmente para la preparación de algunos platos. La madera es bastante fuerte, por lo que se utiliza para la realización de instrumentos musicales, muebles y edificaciones en general.

La fruta tiene la característica de ser bastante espinosa y está totalmente cubierta de conos pequeños con una contextura fibrosa. Al estar verde, la yaca tiene un tono verdoso claro e intenso, y luego al madurar, pasa a ser amarilla. Es la forma más segura de diferenciar en qué estado se encuentra.

Aunque su peso normal es de 30 kilos con 25 cm de diámetro, hay registros de yacas que han llegado a pesar hasta 50 kilos con 60 cm de diámetro, lo que la determina como una gran fuente nutritiva de alimentación. Es consumida por vegetarianos y veganos que usan sus partes para la sustitución de alimentos de origen animal.

Cuidados

A pesar de que una de sus bondades es la capacidad de soportar la sequía durante tres meses del año, la yaca en crecimiento necesita ser regada todos los días para que no se seque el sustrato (superficie donde vive la yaca) y para que no pierda sus frutos; aunque el árbol sobreviva sin riego, probablemente la fruta no crezca.

Lo ideal es mantener especial atención durante sus primeros dos años de vida que es cuando necesitan la mayor cantidad de agua para que puedan obtener la resistencia necesaria. En este punto, no debe ser trasplantada cuando alcanza un tamaño considerable.

Asimismo, se recomienda que su crecimiento sea siempre en el mismo sitio.

Además, debe ser podado con regularidad para facilitar el cultivo.

Variedades

Específicamente el árbol del género “artocarpus” cuenta con más de cincuenta variedades, pero si hablamos de la fruta, hay dos tipos de yacas hasta ahora conocidos.

Existe una que da frutas con hojas bastante pequeñas, suaves y dulces.

Asimismo, existe otra más grande, que aunque es más frágil es preferida por los occidentales ya que es crujiente.

Cultivo

Esta se desarrolla en climas cálidos y tiene muy poca resistencia al frío.

Debe ser plantada en un suelo que cuente con buen drenaje y sea lo suficientemente profundo. Es importante destacar que los árboles jóvenes requieren de una exposición sombreada mientras que los más longevos se desarrollan mejor bajo la luz del sol.

Es recomendada la polinización de forma manual para obtener frutas de mayor tamaño, y si se cultiva en suelos finos, su calidad será mucho más alta.

Debes plantarla a una distancia entre árbol y árbol de 9 metros como mínimo para asegurar todo el espacio de expansión y crecimiento. Es importante recordar que su raíz como la de todos los árboles, debe extenderse para un buen desarrollo de la planta. Reproducción

Esta se reproduce a partir de los 7 años, luego de que se produce la floración. De allí a la aparición de las primeras frutas pueden pasar hasta 8 meses.

Es esencial que sean protegidas con bolsas de papel porque son susceptibles a plagas que pueden dañar la fruta y detener el crecimiento.

Beneficios

Mejora el aspecto de la piel

La yaca es usada de manera tópica para el mejoramiento de enfermedades cutáneas como verrugas, úlceras, abscesos y yagas.

Es afrodisíaca

Esta fruta contiene muchos nutrientes que además de cumplir funciones medicinales, estimulan el deseo sexual.

Cura la resaca

Consumir yaca aporta una gran cantidad de agua al cuerpo, aliviando los malestares causados por los efectos secundarios del alcohol y refresca el organismo.

Detiene la diarrea

Esto es debido al látex que contiene en su savia, el cual sirve como un neutralizador de los malestares estomacales que producen diarrea.

Alivia los dolores de oído

Generalmente conocido como “otitis”, puede ser aliviado con gotas de hoja de yaca macerada.

Refresca y cura la vista

También con la utilización de gotas, la yaca es excelente para refrescar y curar los ojos a causa de la irritación por infecciones oculares.